Ley De Garantías Mobiliarias Aplicada A Hipotecas En Procesos De Insolvencia
1307
post-template-default,single,single-post,postid-1307,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-1.0.6,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-3,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Ley De Garantías Mobiliarias Aplicada A Hipotecas En Procesos De Insolvencia

Ley De Garantías Mobiliarias Aplicada A Hipotecas En Procesos De Insolvencia

La Ley 1676 de 2013 y sus respectivos decretos reglamentarios, nacieron a la vida jurídica con el propósito de hacer más asequible la financiación y los créditos del sector financiero a las medianas, pequeñas y micro empresas colombianas, ampliando el conjunto de bienes muebles que pueden constituir una garantía.

Esta iniciativa surge a raíz de la situación que padece actualmente la sección PYMES de empresarios colombianos, cuando en primera instancia, los créditos se les otorgan a las grandes empresas, o sólo se logran efectuar cuando se da como garantía bienes inmuebles.

Así mismo, la ley de garantías mobiliarias profirió otro beneficio relacionado con la prelación que tendrían las garantías reales constituidas de acuerdo a las disposiciones de los artículos 50, 51 y 52 de dicha ley en procesos de insolvencia (Ley 1116 de 2006).

Lo anterior se refleja en que aquellas garantías constituidas y registradas luego del 21 de febrero de 2014 tendrían prelación sobre los créditos hipotecarios y prendarios que se hubiesen constituido antes de la fecha mencionada, y que hicieran parte del acuerdo del proceso concursal.

Así las cosas, dicha ley no hace distinción técnica entre garantías reales, es decir, no diferencia entre prendas e hipotecas, por tanto la Superintendencia de Sociedades emitió un concepto el año 2016 donde manifiesta que para efectos de procesos insolvencia los beneficios derivados de la garantías mobiliarias se le extendería a los acreedores beneficiarios de aquellas hipotecas.

Con base a lo antes mencionado, las hipotecas constituidas y registrados en el Registro de Garantías Mobiliarias después del 21 de febrero de 2014 serían aquellas a las cuales se les extenderían los beneficios de las garantías mobiliarias, sin embargo luego de revisar las pronunciaciones de la Superintendencia de Sociedades y el contenido de la Ley 1676 de 2013 surge la siguiente pregunta: ¿cómo se certifica que los contratos de hipotecas celebrados con posterioridad al 21 de febrero de 2014 se les hace extensivos los beneficios de las garantías mobiliarias?

Podría entenderse que la solución a dicha pregunta consiste en pactar en los contratos de hipotecas que los mismos se regirán con base a la Ley 1676 de 2013 – Garantías Mobiliaria en lo que se refiere a procesos de insolvencia y materia concursal, con base a los principios de Libertad Contractual, Autonomía Privada, Autonomía de la Voluntad de los que gozan las partes.

Finalmente, vale la pena aclarar que a pesar de existir regulaciones jurídicas que habilitan a los ciudadanos a ejercer sus derechos de manera más expedita, la eficiencia de dicha normatividad se limita al papel, puesto que las entidades públicas tienden a exigir más requisitos para llevar a cabo su cumplimiento, como es el caso de la misma Superintendencia de Sociedades, quien exige más requisitos para extender los beneficios a las hipotecas a pesar de lo emitido en conceptos anteriores.

Valeria Caldera.

No Comments

Post A Comment